SOA y los Ecosistemas de Información

por

Hace unos meses publiqué en este blog una entrada donde hablábamos de los Ecosistemas de Información como símil de una organización que alcanzara teóricamente el estado de plena madurez SOA. Poco después pasaba por mis manos la especificación de los fundamentos de una arquitectura de referencia SOA que publicaba el consorcio OASIS en diciembre de 2012.

 

En este documento, presentan el concepto de Ecosistema SOA.

 

Podéis consultarlo en la sección de enlaces de interés de este blog, y os recomiendo que lo leáis porque es de los documentos más completos y mejor enfocados que he visto desde que SOA se cruzó en mi camino.

 

Desde que publiqué aquella entrada me quedé con las ganas de volver a hablar de los Ecosistemas de Información, porque tras aquel primer boceto donde asociaba este concepto a un estado teórico de plena madurez SOA en una organización, mi día a día profesional me fue poniendo ante situaciones, reuniones, problemáticas, presentaciones e informes donde el concepto de Ecosistema de Información encajaba perfectamente.

 

Ahora que hemos terminado con la serie dedicada a los principios SOA, vamos a volver aquí sobre los Ecosistemas de Información y su relación con la estrategia SOA.

 

Los Ecosistemas de Información.

Poco después de aquel artículo, mi enfoque evolucionó a una idea mucho más global sobre los Ecosistemas de Información: todas las organizaciones y empresas son Ecosistemas de Información.

 

Todas las organizaciones y empresas son Ecosistemas de Informacion

 

Más allá del juego de palabras entre sistemas y ecosistemas, y sin importar su grado de madurez, o que no hayan oído hablar de SOA alguna vez, realmente una organización empresarial puede verse hoy día y entenderse en su totalidad como un Ecosistema.

 

El negocio, las personas en sus distintos roles y perfiles, la infraestructura, las comunicaciones, los sistemas de información, etc, etc, conforman un «sistema de sistemas» vivo, en el que se suceden eventos de todo tipo. Estos eventos afectan a una parte o a otra del ecosistema, disparando procesos, acciones, eventos, etc a lo largo de la organización.

 

Y dado que el principal activo de una organización hoy día es la información, el término Ecosistema de Información encaja como un guante para describir lo que hoy en día son las organizaciones y empresas desde el punto de vista de las TIC.

 

Entender y asimilar que una organización es un Ecosistema de Información supone un enorme salto hacia adelante para entender y asimilar la necesidad y las bondades de una estrategia SOA.

 

Me encuentro a diario con muchos profesionales TIC que están centrados en el desarrollo y mantenimiento de su sistema de información. Es lógico, y es lo que ocupa a la mayoría de los profesionales TIC hoy en día, tanto en las organizaciones cliente, como en las propias empresas proveedoras de servicios TIC.

 

Sin embargo, pocos profesionales parecen darle la suficiente importancia al hecho de que la información que esos sistemas de información recogen, procesan y almacenan, forma parte de un todo mucho más amplio, de un proceso mayor, que enlaza a distintos sistemas, distintos ámbitos funcionales del negocio, más allá del alcance de su propio sistema.

 

En un mundo cada vez más interconectado, donde los dispositivos móviles personales son cada vez más potentes, donde la interacción entre las personas y los sistemas es cada vez mayor, y donde cada vez más eventos cotidianos se están transformando en eventos de interés para las TIC, el foco se desplaza para dar el protagonismo a la manera en que se comunican los distintos sistemas de información, la manera en que todos esos eventos de interés para cada negocio son detectados, gestionados, analizados y monitorizados.

 

El escenario de las TIC está cambiando. Un cambio que aún no ha terminado y que no hará sino agudizarse en las próximas décadas. El Internet de las Cosas es una buena prueba de ello.

 

El zoom se ha abierto mucho, y se abrirá más y más. Ya no es suficiente con tener sistemas de información estupendos, con las mejores tecnologías, las mejores experiencias de usuario, etc, etc. Las empresas serán tanto más competitivas cuanto antes se adapten a las nuevas necesidades que surgen en sus mercados, cuanto más estrechen su «time to market».

 

 

Nuestra estrategia TIC basada en BPM, EDA y SOA, sobre un patrón arquitectónico basado en el uso de ESB, bajo la coordinación y gestión de una fuerte Gobernanza TIC, son una respuesta idónea por parte de la industria al desafío de los Ecosistemas de Información.

 

Visión global.

Para gestionar un Ecosistema de Información es imprescindible tener una visión global del negocio.

 

La gestion del Ecosistema de Informacion requiere una vision global de negocio y una Gobernanza fuerte

 

 

Sin embargo, nadie tiene esa visión completa, por lo que es necesario sumar y coordinar distintas visiones para completar la visión global.

 

Resulta imprescindible identificar estas fuentes de conocimiento (los SME, o «Subject Matter Experts»).

 

Una vez modelado y analizado dicho conocimiento (con BPM), se podrán extraer de ahí los servicios de negocio a incluir en el Catálogo de Servicios SOA. Sólo entonces se podrán organizar y coordinar los proyectos de las distintas áreas del negocio que estén interesados en los eventos identificados, para que vayan usando dichos servicios. En ocasiones lo harán como proveedores de los eventos que los disparan, y otras veces como consumidores de los servicios, como suscriptores en el ESB.

 

Todo esto supone un enorme reto que solo puede lograrse desde una Gobernanza fuerte, donde los perfiles directivos TIC estén implicados y alineados, y donde la normativa y el propio Catálogo de Servicios estén publicados y accesibles por todos los grupos de interés.

 

Aunque el desarrollo de cada sistema de información sigue siendo un asunto central, sería muy deseable que los profesionales que participan en ellos tuvieran claro que lo que están desarrollando es una pieza en un engranaje mayor, un actor más, en todo un ecosistema que debe funcionar de manera óptima.

 

Para ello, desde el minuto cero deben tener muy en cuenta de qué forma ese sistema va a encajar en ese ecosistema. Esto implica conocer con qué otros actores debe relacionarse, de qué manera será autónomo, y de qué forma garantizará que la información estará donde deba estar en todo el Ecosistema de Información.

 

De esta forma, para el experto funcional ese sistema de información aportará algunas mejoras, pero para la organización aportará mucho más, mejorando su eficacia y productividad global: la eficacia de todo el Ecosistema de Información.

 

 

Te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This