SOA, el negocio recupera el control

por

Seguramente el principal activo de una organización es la información (o uno de los más importantes), y por tanto su tratamiento es crucial en la estrategia empresarial. Naturalmente las TIC son la llave para la captura, almacenamiento, gestión, intercambio y explotación de la información. Y por eso las organizaciones invierten importantes partidas presupuestarias en las TIC, seleccionando con cuidado las tecnologías mas potentes y/o adecuadas para sus necesidades. Pero ¿de qué sirve usar las mejores y más recientes tecnologías si no somos eficientes en su uso? SOA trae esa eficiencia al sector de las TIC, y sobre todo, a la capacidad de adaptación del negocio de las organizaciones a los constantes y cambiantes retos que encaran continuamente para mejorar su competitividad.

La estrategia SOA situa las TIC al servicio del negocio

La integración de sistemas de información en las organizaciones empresariales ha evolucionado en la ultima década hasta alcanzar un nivel de madurez y abstracción (lo primero gracias a lo segundo), que ha generado toda una corriente nueva en el sector de las TIC, donde el propio término “integración” se ha quedado obsoleto y desenfocado.

SOA representa la cima de esa evolución, y no solo viene a resolver los clásicos problemas que quería resolver EAI y otros paradigmas clásicos de integración de sistemas, sino que abre las puertas a la alineación de la tecnología con el negocio, esa “piedra rosetta” tan largamente buscada, que permita romper las cadenas tecnológicas del negocio de las organizaciones. Con frecuencia son los sistemas de informacion y sus restricciones tecnologicas y de coste quienes marcan el calendario y la viabilidad de los objetivos de la organización: SOA facilita que negocio y tecnología evolucionen de forma independiente.

Han quedado atrás los años en que SOA era entendido como una solución tecnológica de diseño de aplicaciones que promovía el desacoplamiento entre las capas de presentación, negocio y persistencia. SOA ha crecido y evolucionado. Al contrario de lo que se piensa a menudo, los servicios web no son de obligado uso en una estrategia SOA, porque no todas las tecnologías permiten su uso inmediato. Ahora se trata también de proteger las inversiones realizadas en el pasado, de alcanzar la máxima agilidad en la adaptación de los sistemas de información a las necesidades de negocio de la organización.

SOA es ya una estrategia organizacional en TIC, que permite desacoplar el negocio de la tecnología para lograr que la tecnología facilite la adaptación del negocio a las verdaderas necesidades de la organización de una forma ágil y reduciendo costes.

Te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This