SOA aplicado a la Sanidad

por

De entre todos los servicios públicos o privados, probablemente el más necesitado y valorado por todo el mundo es la Sanidad. Es sin duda alguna uno de los sectores más importantes y críticos. Todos, a lo largo de nuestra vida, necesitamos hacer uso de estos servicios, bien para nosotros, bien para nuestros seres queridos. En este tema, un error puede tener consecuencias muy graves, así que el manejo de la información en el sector sanitario es de vital importancia (literalmente). Acompáñeme en esta nueva entrega de la serie que estamos dedicando a los casos prácticos de SOA. En esta ocasión es el turno de SOA aplicado a la Sanidad.

 

Afortunadamente, en lo que llevamos de siglo, cada vez más gobiernos y organizaciones sanitarias han visto la importancia de la interoperabilidad en el ámbito sanitario. Se está realizando un importante esfuerzo económico y humano para tratar de optimizar este aspecto en los ecosistemas de información sanitarios.

 

Sin embargo, la mayoría de los intentos han acabado, o están encaminándose, hacia arquitecturas de tipo espagueti, o como mínimo, arquitecturas que presentan muchos de sus problemas más característicos. Esto se traduce en una creciente dificultad y un aumento en el coste de mantenimiento del ecosistema, así como un lastre para la evolución del propio negocio sanitario para responder a las necesidades que la sociedad y las leyes van demandando.

 

Pensemos en la importancia de este tema. Basta la simple ausencia de un dato como una alergia, en la planificación de una intervención quirúrgica, para que el paciente se juegue la vida, aunque la propia intervención en sí no revista un riesgo tan alto. Este ejemplo no es en absoluto una exageración.

 

En un ecosistema de información sanitario donde la disponibilidad de la información no es inmediata, ni precisa, ni semánticamente estándar, el riesgo es muy elevado. Es un riesgo que sencillamente no se puede admitir. En estos escenarios, resulta crucial re-enfocar el tema de la interoperabilidad de raiz.

 

La salud de las personas y la calidad de su atención sanitaria no puede depender de que un sistema esté o no disponible, o de que un dato esté codificado igual en dos sistemas de distintos proveedores tecnológicos, o de que un dato no esté debidamente actualizado cuando se consulta. Evidentemente ahí están los profesionales sanitarios, últimos y auténticos responsables de la atención al paciente. Pero no son infalibles, como humanos que son. Y desde luego no son adivinos: sin la completa y precisa información del paciente, no pueden garantizar gran cosa. Y cuando nuestros profesionales sanitarios buscan un dato sobre un paciente en su historia clínica a través su sistema de información, si el dato que están viendo no es correcto o no está actualizado, no pueden saberlo.

 

 

¿Qué puede aportar SOA aplicado a la Sanidad?

La respuesta es breve: con una adecuada Gobernanza, todo.

Y he añadido esa premisa sobre una adecuada Gobernanza porque es, sin duda, el factor más difícil de lograr. Más complejo incluso que acertar con la infraestructura tecnológica, o analizar los procesos de negocio, o planificar una hoja de ruta viable y mantenerla al día, o anticipar y gestionar los riesgos a lo largo del despliegue de la estrategia.

 

Lograr una Gobernanza efectiva es tremendamente complicado, porque entran en juego multitud de actores, variables, intereses y condicionantes. Resulta una tarea titánica conjugar todos estos factores de manera que se alineen con una estrategia de interoperabilidad, que en sus objetivos básicos incluye cosas como mejorar los procesos de negocio (cambiándolos si es necesario), estandarizar la mensajería y la semántica (desbancando posibles posiciones dominantes de terceros), homogeneizar la coordinación y planificación de múltiples proyectos, de distintas áreas funcionales, con distintos grupos de expertos que habitualmente carecen de una visión global del negocio, etc, etc….

La estrategia SOA es el mejor tratamiento para las TIC en Sanidad

 

Con una estrategia SOA, un ecosistema sanitario puede aspirar a optimizar los flujos de información en todos los ámbitos que abarca: desde el asistencial, hasta el financiero, pasando por el logístico, los recursos humanos, etc, etc.

 

Puede alcanzar la interoperabilidad semántica gracias a la estandarización de su mensajería, teniendo además en este sector la suerte de contar con un estándar maduro en el mercado como es HL7.

 

Y puede aspirar a gestionar de manera más eficiente sus presupuestos TIC, al encontrar con rapidez un grupo de servicios no muy grande pero con un índice de reutilización enorme. No en vano, una de las características de la sanidad que más idóneo lo hacen para el uso de una estrategia SOA es que, en todo el mundo, los procesos de negocio sanitario son, esencialmente, idénticos. Sólo cuando llegamos a unos niveles de abstracción muy bajos empezamos a ver diferencias, o en ámbitos muy concretos como el financiero. Gracias a esto, los proyectos TIC en Sanidad se agilizan rápidamente, y en pocos años se alcanza una capacidad alta de escalabilidad y adaptación a nuevos requerimientos.

 

Pero es imprescindible, es condición absolutamente necesaria (aunque no suficiente), que todos los grupos de interés participantes se alineen con los objetivos globales de los procesos de negocio, que se asuma la necesidad de codificar la información sanitaria siguiendo las ontologías y estándares dictados desde la Gobernanza, y que se otorgue al intercambio de información en todo el ecosistema de información el papel fundamental que tiene, olvidando para siempre la tendencia aún muy extendida de considerar el asunto de las integraciones como algo meramente técnico y menor. Cuando en realidad es lo que hace funcionar la cadena de valor de cualquier negocio.

 

La información estática no sirve, es cara, y en Sanidad es incluso peligrosa.

 

Para cerrar esta entrada, os dejo un ejemplo de SOA aplicado a sanidad que conozco bien, porque tuve el placer de liderar este proyecto: el caso del Servicio Andaluz de Salud, en las páginas 16 y 17 de la revista de HL7 Internacional, en su número de mayo de 2012.

 

Te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This