SOA aplicado a la Justicia

por

En esta entrada vamos a hablar sobre otro de los numerosos y variados campos de aplicación de la estrategia SOA, que podría causar un impacto brutalmente positivo en la sociedad. Después de hablar de la aplicación de SOA en un campo tan apasionante como la Robótica, continuamos esta serie de entradas hablando de la importancia que tiene SOA aplicado a la Justicia.

 

Es evidente que para la mayoría de nosotros, la Robótica nos queda un poco lejos. Para nuestro día a día, es poco más o menos que ciencia ficción, aunque realmente se esté avanzando en ello en muchas universidades y empresas tecnológicas especializadas. Es posible que hablar de SOA aplicado a ese sector no nos sirva mucho para acercar a nuestro día a día la utilidad y los tremendos beneficios que una estrategia TIC basada en SOA puede aportar. Sí sirve, en cambio, para que veamos hasta qué punto SOA está vivo, el nivel de exigencia que es capaz de cubrir, y la proyección que tiene.

 

Aunque desde el primer momento venimos insistiendo en el tremendo potencial que tiene, hasta ahora hemos pasado de puntillas por ejemplos concretos. Esta serie pretende recorrer, con un poco de más concreción, algunos de los sectores donde una estrategia SOA podría tener un enorme impacto para el día a día de millones de personas.

 

En cualquier país, la Justicia, todo el Sistema Judicial, es sin duda un sector de vital importancia, que nos afecta notablemente directa o indirectamente. El funcionamiento de este poder público, determina en gran medida la salud de las instituciones y organismos públicos de un país, y afecta tremendamente a todos los ciudadanos y empresas. Hablamos de seguridad ciudadana y aplicación de la justicia, nada menos. La coordinación entre todos los actores y la precisión en la información son vitales, y no digamos los plazos. Estamos hablando de un sector extremadamente importante, para miles de millones de personas, cada día.

La estrategia SOA tiene aplicaciones en el sector Judicial

 

Quisiera creer que España es un caso aislado, pero sospecho que no es así. Vaya por delante que desconozco cómo funciona el Sistema Judicial en el resto del mundo, y que no soy un experto jurista, ni en leyes. Pero sí sé, como lo sabe cualquier persona mínimamente informada, que las TIC constituyen una de las grandes asignaturas pendientes del Sistema Judicial. La inmensa mayoría de los procesos judiciales se basan, en pleno siglo XXI, en papel. Si unimos a esto la escasez de medios tecnológicos y humanos, podemos imaginar el panorama.

 

Aparte del evidente problema presupuestario, y otros problemas que aquejan a este sector, es evidente que la manera en que se maneja e intercambia la información es muy mejorable. No son extraños los procesos judiciales que tardan años en resolverse.

 

Mientras escribo estas líneas, y mientras usted las está leyendo, incontables procesos judiciales están simplemente parados, sin poder avanzar. Y no porque falte algún documento o un abogado perezoso no haya hecho bien su trabajo. Casi todo el atasco procesal se debe al amontonamiento de papel. Pilas y pilas de expedientes y documentos que deben ser revisados y tratados uno a uno, manualmente.

 

Podría argumentarse que el trabajo manual es imprescindible para la administración de justicia. Y que una automatización total de la justicia es imposible y desaconsejable, y de hecho, estoy de acuerdo. Pero entre el negro y el blanco, existen infinitos grises. Y aunque es cierto que las decisiones judiciales no son, casi nunca, automatizables, lo que sí es totalmente susceptible de ser automatizado es la aplicación de las leyes que rigen los procesos judiciales: los distintos pasos, los plazos, etc que deben ser seguidos para llegar a una decisión judicial que cierre el proceso.

 

Al no automatizar esos pasos y plazos, que insisto, están perfectamente reglados en las leyes, suceden cosas como documentos que se traspapelan, plazos que no se comunican, diferente tratamiento en distintos juzgados para procesos similares, procesos desestimados por defectos de forma, etc, etc.

 

Además del factor tiempo, el hecho de que los procesos estén poco o nada automatizados, introduce otro enorme riesgo: el error humano. Y en este tema, un error, al igual que una dilatación de los plazos, puede ocasionar muy graves consecuencias.

 

 

¿Qué puede aportar SOA aplicado al sistema judicial?.

Para introducir la respuesta a esta pregunta, nada mejor que unos ejemplos reales para ver que no hablamos de simples hipótesis, sino de una realidad ya en algunos lugares.

 

El primer ejemplo que os presento está en una publicación de Oracle, del año 2008, que ya no está disponible. El caso práctico que ilustraba el documento en la página 13 corresponde a la Corte Suprema de Louisiana, en EEUU. Este caso es especialmente interesante porque jugó un papel en la capacidad de recuperación del orden tras el Huracán Katrina. Este enlace ilustra las conclusiones y premios que obtuvieron las autoridades que gestionaron aquel desastre y como SOA ha ayudado a mejorar los servicios sociales y administrativos de la sociedad.

 

La conclusión fue clara:

“SOA y los Sistemas de Información de Justicia de la próxima generación no tienen que ser desarrollados de una sola vez. Compartir la información dentro de la comunidad de la Justicia puede lograrse incrementalmente desde distintos ángulos. El objetivo final será habilitar mejores tiempos de respuesta dentro de las agencias y hacia los ciudadanos y cuerpos de seguridad en las calles.”

 

Si ha seguido este blog desde sus comienzos, le sonará este tipo de conclusiones. Muy probablemente en próximas entradas de esta serie encontremos conclusiones similares.

 

El segundo ejemplo viene también de EEUU, en concreto del Estado de Utah. Se trata del Sistema de Información para Justicia Criminal de este estado.

 

Los resultados hablan por sí solos: usuarios un 20% más productivos y un 50% de reducción de tiempo en realizar los informes, por ejemplo. En definitiva, una solución que les permite tener un sistema interconectado sin interrupciones 24 horas al día, 7 días a la semana, disponible para compartir información y coordinar no solo a su plantilla, sino también con otras agencias y departamentos externos en tiempo real.

 

El patrón es claro:

  • BPM permite modelar, analizar y optimizar los procesos de este negocio, y descubrir los patrones que permiten identificar sus Servicios de Negocio.
  • Los flujos de trabajo pueden basar su funcionamiento en un Catálogo de esos Servicios estándar, desacoplados, reutilizables (muy reutilizables).
  • Un enfoque EDA permite compartir la información en tiempo real conforme se producen los eventos (denuncias, informes, declaraciones, autos, resoluciones, sentencias, etc, etc).

 

Y todo ello, además, reduciendo costes progresivamente conforme avanza la reutilización del catálogo y baja el acoplamiento del ecosistema de información judicial.

La estrategia SOA aplicada a la Justicia aporta importantisimos beneficios

 

 

Conclusión.

En España, e imagino que en otros países de forma similar, existe una Ley Orgánica del Poder Judicial y un Código Civil, que regulan el funcionamiento del ecosistema judicial. Estos textos, quizá optimizados, servirían como libro blanco para identificar, modelar y analizar, todos los actores, los flujos, las actividades y las reglas del negocio judicial. Reglas que gobernarían la orquestación de los eventos y los servicios participantes en los distintos flujos de trabajo, que corresponden a los distintos procedimientos judiciales.

 

Con el tiempo, a medida que la estrategia se extiende, y con iniciativas paralelas para la digitalización de los expedientes judiciales, dejaríamos de depender de montones de papeles acumulados en las mesas de los despachos. Una dependencia que introduce unos retrasos y unos riesgos enormes en todo el sistema.

 

Los procesos únicamente durarían lo que la ley indica que deben durar en todas las etapas que forman los distintos procedimientos. Naturalmente habría actividades humanas en estos flujos de trabajo: los juicios, la firma de sentencias, peritaciones, etc, etc. Pero evidentemente, BPM contempla este tipo de actividades. Son componentes habituales en los procesos de cualquier negocio.

 

Todo el ecosistema podría estar monitorizado, y podría contar con un sistema muy completo de alertas que permitirían controlar el cumplimiento de plazos, el avance de los procesos, etc. Además se podría contar con Cuadros de Mando que a su vez ayudarían a optimizar los procesos y el funcionamiento de todo el ecosistema judicial.

 

Puede hacerse, y deber hacerse CUANTO ANTES.

Te puede interesar

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Más aplicaciones de SOA | SOA, la estrategia más rentable - […] este sentido, el primer premio se lo lleva claramente la Justicia, de la que ya publicamos un post en…
  2. Más aplicaciones de SOA: SOA aplicado a Banca, Defensa, Gobierno, ... - […] este sentido, el primer premio se lo lleva claramente la Justicia, de la que ya publicamos un post en…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This