Orientación a Servicios: reflexiones sobre su lenta expansión

por

A finales del siglo XX irrumpió en la industria del desarrollo de software el paradigma de Orientación a Objetos. Un avance clave que revolucionó la manera de analizar y modelar la realidad en el diseño de los sistemas de información. Con la entrada en el siglo XXI, la Orientación a Servicios representa un avance igualmente clave en el desarrollo de sistemas de información distribuidos, interconectados… en el desarrollo de ecosistemas de información eficientes, escalables y sostenibles.

 

Sin embargo, parece que la industria no se ha enterado aún… ¿por qué?. Vamos a tratar de analizar las posibles causas.

 

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones evolucionan a una velocidad verdaderamente difícil de seguir. Los profesionales de las TIC vivimos en un permanente «principio de incertidumbre» como el de Heisenberg: para cuando nos llega información sobre la última tecnología, metodología, el último avance en comunicaciones, ya está obsoleta.

 

Curiosamente, cada pocos años observamos que una nueva tecnología, o un nuevo paradigma, o una nueva metodología, se abre paso con una explosión enorme en el mercado de las TIC, llegando a todos los rincones a una velocidad pasmosa.

 

¿Y qué ocurre con la Orientación a Servicios?. ¿Por qué es tan difícil lograr que SOA, con todos los beneficios que trae, se expanda a lo largo y ancho del mapa mundial de las TIC, en todos los sectores empresariales?.

 

La Orientacion a Servicios aporta importantes beneficios a todos sus actores

 

Resulta difícil de entender. Con la Orientación a Servicios todos salimos ganando:

  • ganamos los profesionales TIC, que dejamos atrás una serie de malas prácticas y recuperamos las mejores prácticas de desarrollo,
  • ganan las empresas proveedoras de servicios TIC, que aumentan considerablemente su capacidad para aportar auténtico valor a sus clientes, y por tanto mejorar su imagen frente a sus competidores,
  • ganan nuestros clientes, que descubren una manera más eficiente de gestionar sus presupuestos TIC y hacer avanzar sus negocios de la mano de su mapa de sistemas…

 

¿Por qué no se ve? ¿Por qué parece que solo lo vemos unos cuantos?.

 

Evidentemente en este asunto, como en todo, cada uno tendrá su opinión, basada en su experiencia. Mi opinión es que aunque SOA lleva entre nosotros desde principios de siglo, apenas nos hemos enterado. Es como si hubiera aterrizado un ovni y nadie se hubiera percatado, ni hubiera ido a recibirles y establecer contacto. Y los que nos hemos dado cuenta estamos a medio camino entre impactados por su trascendencia, tratando de que el mundo se entere, y sorprendidos de que a nadie parezca importarle.

 

La Orientación a Servicios y el escaso apoyo del sector.

Buscando las razones, lo primero que se me ocurre es que detrás de cada nueva tecnología, detrás de cada nuevo avance, hay una fuerte empresa o un consorcio de empresas fuertes impulsando su expansión. Con la Orientación a Servicios en cambio no se ha dado tal cosa. Y lo que es peor, durante años ha crecido una tremenda confusión sobre su misma definición.

 

En los últimos años se han redoblado los esfuerzos en la industria, como podéis ver si busquéis por la red. Corporaciones y organismos de estandarización como Object Management Group, OpenGroup, OASIS, etc, están desarrollando modelos de referencia en torno a SOA, BPM, EDA, los Ecosistemas de Información, etc, etc.

 

Pero aun así, sigue sin contar con el empuje «de mercado», no parece haber capacidad de penetración en las empresas del sector, ni en las Universidades (volveremos a este punto más adelante). Parece que si una de «las grandes» (cada vez menos numerosas al comprarse las unas a las otras) no empuja al mercado hacia la Orientación a Servicios, seguiremos hablando de esto como de esa música de fondo, ese hilo musical que quizá alguien tararea sin darse cuenta, pero que pasa desapercibido.

 

La Orientación a Servicios y las empresas TIC.

A este panorama, se le suman dos cuestiones en mi opinión.

 

Por un lado está el hecho de que cuanto más grande es una empresa, y por tanto más capacidad de influencia tiene en el tejido empresarial de muchos países, más lenta se muestra para adaptarse a nuevos escenarios, para adoptar nuevas pautas de consultoría, venta, marketing y desarrollo.

 

Por eso la mayoría de empresas «especialistas» en Orientación a Servicios, son empresas de tamaño medio, o pequeño.

 

La Orientación a Servicios frente a la resistencia al cambio.

Por otro lado está la natural y humana resistencia al cambio. Porque nuestro particular tridente formado por BPM, SOA y EDA suponen un cambio importante en la manera de entender el desarrollo del mapa de sistemas de una organización, la manera de relacionar negocio con tecnología, la manera de entenderse entre los expertos del negocio y los expertos en tecnología.

 

Supone también superar muchas «rencillas» entre ambos «bandos», sobre quién dirige a quién. Implica sentar en una misma mesa a los mejores expertos de ambos mundos, formando un Centro de Excelencia, Oficina SOA, Oficina de Gobernanza, o como queramos llamarlo, y dar a ese foro la responsabilidad de decidir la hoja de ruta de toda la estrategia TIC de la organización.

 

En ese foro los expertos en negocio tienen que aprender que no se puede pretender desarrollar un sistema de información a base de pedir pantallas e impresos, sin tener en cuenta al resto del negocio ni las implicaciones tecnológicas que tendrá lo que están solicitando, ni cuántas áreas del negocio necesitan exactamente lo mismo que están demandando, ni los costes que se derivarán de lo que están demandando.

 

Y los expertos en tecnología tienen que aprender que la única manera de hacer que el negocio se vea realmente impulsado y mejorado por la tecnología es conociéndolo, entendiéndolo. Tienen que darse cuenta de que la tecnología se ha convertido para muchas empresas y organizaciones en un lastre, en un despilfarro importante de recursos económicos, que alimenta una espiral muy negativa donde la capacidad de evolución y adaptación del negocio se ve seriamente mermada.

 

Sin embargo muchos profesionales del propio sector de las TIC, que debería liderar el cambio hacia el objetivo de aportar las mejores soluciones a sus clientes, no conocen o no comprenden todo lo que conlleva la Orientación a Servicios como estrategia TIC. Y si los propios profesionales TIC, sus gerentes y socios, no lo asimilan, nunca podrán «venderlo» y difícilmente veremos una expansión en cada sector industrial a lo largo de todo el mundo.

 

SOA requiere de una combinacion de tres competencias clave: vision de negocio, capacidad de analisis y orientacion a objetos

 

Para que los profesionales TIC asimilemos toda esta manera de enfocar la integración de los sistemas de información de nuestros clientes, deben darse algunas circunstancias que no siempre se dan, o no siempre en la misma medida:

– habitualmente, sin unos sólidos conceptos sobre Orientación a Objetos, muchos de los conceptos y continuas abstracciones que manejamos en SOA no terminan de entenderse en toda su extensión.

– también se necesita una capacidad de análisis bastante desarrollada, que nos permita ver un mismo asunto desde distintos ángulos con rapidez. Esto ayuda a entender rápidamente los pros que trae frente a los contras con los que convivimos tradicionalmente.

– cuanto más alto sea nuestro perfil profesional, más se hace necesario tener una capacidad avanzada de visión de negocio, que permita ver y entender (y descubrir) el apabullante potencial que la Orientación de Servicios tiene para generar proyectos, para generar avances, para generar soluciones, para generar empleo, y para generar negocio.

 

La Orientación a Servicios en la Universidad.

Lo que me lleva a mirar inmediatamente a la Universidad.

 

La estrategia SOA engloba conceptos, tecnicas y capacidades que deberían impartirse en las universidades

 

De todos los sitios donde me gustaría «evangelizar» las bondades de SOA como estrategia TIC, el primer lugar sin ninguna duda sería en la Universidad. En las Universidades deberían estar enseñando dentro de sus planes de estudio todos estos conceptos: BPM, EDA, SOA, CEP, BI, BRMS, BAM, ESB, etc, etc… Sería un gran avance lograr que las nuevas generaciones de profesionales TIC, los que dentro de diez o quince años estarán liderando equipos de trabajo, gestionando proyectos, o preparando ofertas para potenciales clientes, salgan de la Universidad con todos estos conceptos tatuados en su cerebro.

 

Quisiera recalcar esto último, porque estamos acostumbrados a que las «modas» en las TIC duren unos pocos años, hasta que son desbancadas… pero una de las ventajas de no ser una tecnología es que no se trata de una «moda»: SOA está aquí para quedarse… ya lo veréis.

 

Al incidir en las nuevas generaciones, no es que considere a las actuales generaciones de profesionales como «caso perdido», pero sí es cierto que mientras vamos logrando que el sector vaya despertando al conocimiento de la Orientación a Servicios, la savia nueva que inyectan las Universidades al mercado laboral debe salir ya preparada para que todo esto sea algo mucho más natural.

 

Porque de hecho es natural, es de mucho sentido común, y debería ser sencillo de hacer, hasta obvio.

 

¿Qué opináis vosotros?

 

Te puede interesar

2 Comentarios

  1. Fran

    Interesante artículo.

    Incluyo la visión cortoplacista de los responsables TIC, que no entienden que el sobre coste y complejidad inicial es rápidamente recompensado por las ventajas que SOA proporciona.

    Me quedo con el hecho de que SOA no es una tecnología y por tanto no fue, no es o no será una moda pasajera. SOA está para quedarse porque es puro sentido común.

    Responder
    • Manuel Jesús Morales

      Gracias por tu comentario Fran. Efectivamente, el cortoplacismo también tiene mucho que ver, especialmente en el sector público donde los cambios políticos suelen implicar parones importantes y cambios en los puestos directivos que pueden amenazar a la estabilidad de una iniciativa seria de Gobernanza.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This