Estrategia SOA y la Nube: BaaS.

por

Los profesionales que nos dedicamos a la integración de sistemas y promovemos la Estrategia SOA como la mejor solución para un mundo interconectado, observamos con cierta frustración cómo surgen nuevos paradigmas que captan la atención de todo el mundo, aunque comparten la mayoría, si no todos, los beneficios y principios de la Orientación a Servicios. Sin duda el primer puesto en esta lista lo ocupa la Nube, cuyo éxito es global e indudable.

SOA ha recorrido un camino difícil desde sus orígenes hasta hoy día. Tanto en lo que se refiere a su propia definición como a sus casos de éxito, que ni son abundantes, ni logran sacar a la estrategia todos sus beneficios.

En este sentido, resulta muy interesante leer lo que algunos expertos recomiendan si se quiere tener éxito en la implantación de SOA. Destacaría este consejo, según mi experiencia: “vísteme despacio, que tengo prisa”. Una idea ciertamente difícil de implantar en un mundo donde el cortoplacismo y el éxito inmediato suelen guiar las decisiones.

Como decíamos, otras tendencias irrumpen con fuerza y se ponen de moda en la industria con rapidez. Pero si nos fijamos en sus principios y las ventajas que ofrecen, encontraremos muchas coincidencias.

La nube y SOA.

¿Qué es la Nube?. Podríamos quedarnos con las definiciones formales que circulan por la red: resumiendo mucho, la idea es proporcionar servicios TIC en remoto y a medida. Pero me gustaría que nos fijáramos en ciertos detalles un paso detrás del concepto, que quizá nos resulten familiares.

Tenemos tres tipos de nubes:

1. Software: poder acceder a aplicaciones y, por tanto, a todo lo que nos ofrecen a través de nuestro navegador de internet resulta muy cómodo para los usuarios y económico para las empresas. Es lo que la industria ha bautizado como “Software as a Service”: SaaS.

2. Entornos: poder desarrollar software usando entornos remotos que no tenemos que montar ni mantener, resulta también una opción muy interesante para abaratar costes en proyectos TIC. Este outsourcing de entornos y plataformas es lo que se ha llamado “Platform as a Service”: PaaS.

3. Infraestructura: Los costes de las infraestructuras de almacenamiento de datos, los Data Centers, pueden resultar muy altos, y especialmente complejo resulta su escalado conforme la demanda varía en poco tiempo. Sin embargo, usar los servicios de un tercero que se encarga de ofrecernos (y facturarnos) únicamente lo que necesitamos en cada momento, resulta una opción interesante. Esta variante es lo que la industria llama “Infrastructure as a Service”: IaaS.

 

La estrategia SOA y Cloud comparten una serie de beneficios comunes y principios

 

Las tres variantes, y en general allá donde se quiera hablar de la Nube y sus ventajas, aportan varios avances evidentes:

– Escalabilidad. Tener las aplicaciones, los entornos o la información en la nube permite tener siempre lo que se necesita, aumentando y decreciendo según se necesite. Esta flexibilidad permite adaptarse rápidamente a las necesidades que plantee el negocio.

– Abstracción. ¿Cómo es la aplicación que estoy usando?. ¿Qué servidores físicos estoy usando?. ¿Qué sistema operativo hay por debajo?. La Nube me abstrae de todo detalle innecesario. Solo necesito que el servicio que he contratado funcione. ¿Alguien se pregunta qué especificaciones físicas tienen los servidores donde Google monta su servicio Google Drive? ¿O Amazon? ¿O Apple?.

– Reutilización. Hasta hace unos años, cuando querías tener una hoja de cálculo en distintos dispositivos tenías que copiarla físicamente de uno a otro. Y si eran sistemas incompatibles, tenías que volver a crear la hoja, y mantener las dos versiones. Con la Nube, gracias a su capacidad de sincronización remota automática, tienes tu trabajo en cualquier dispositivo, cuando quieras.

– Ahorro en costes. Todos los costes tradicionalmente asociados a los correspondientes servicios de red, entornos y aplicación, se reducen drásticamente al adaptarse totalmente a las necesidades de cada momento, y en muchos casos, desaparecen.

Todas estas ventajas, y algunas más, están en el ADN de la estrategia SOA.

Es más, muchas de las ilustraciones que podéis encontrar sobre SOA, donde múltiples dispositivos de distinto tipo, fabricante y uso, se conectan a una infraestructura SOA con su ESB, podrían trasladarse muy fácilmente a una ilustración típica de la Nube. Bastaría simplemente con sustituir toda esa infraestructura por una nube.

La estrategia SOA y Cloud tienen arquitecturas similares a nivel de infraestructura

 

De hecho la idea misma de llamar “nube” a todo este invento, y representarlo como tal, viene de la representación gráfica que en un diagrama de red se usa para representar la parte de la red externa a la organización, cuya topología y componentes no interesa detallar.

SOA y la Nube no están tan lejos. A veces incluso diría que la Nube es, en el fondo, lo mismo que SOA, pero bien vendido. Ciertamente sus usos se han abierto mucho más que el mundo de los negocios, llegando directamente al usuario de a pie mediante servicios de almacenamiento, aplicaciones web, etc.

Aprendiendo de la Nube: Baas.

Personalmente, no veo por qué no podemos extender también los principios de SOA como estrategia TIC mucho más allá de los negocios. Sin ir más lejos, el Internet de las Cosas (IoT), tiene un potencial enorme para beneficiarse de sus ventajas.

Pero quedándonos en el mundo de la empresa y los organismos públicos, podemos aprender de lo que el paradigma de la computación en la Nube nos ha enseñado.

La Nube puede añadir a SOA como estrategia TIC de negocios un nuevo frente donde ofrecer todas sus ventajas, simplemente ocultando su detalle interno y potenciando aún más si cabe la reutilización de los servicios que publica en un determinado sector de negocio.

Lo que propongo es una cuarta variante en la Nube llamada “Business as a Service (BaaS)”. Una idea que merece la pena madurar y sobre la que volveré más adelante en futuros artículos.

Ciertamente los retos en cuanto a seguridad de la información serían grandes, pero ya lo son tanto en SOA como en la Nube tal cual funciona hoy día. ¿Por qué no subir el listón un poco más?.

¿Por qué no ofrecer un Catálogo de Servicios de Negocio por Industria de forma remota, segura, abstracta, escalable y desubicada?.

Health as a service. Justice as a service. Education as a service. Home as a service. Smartcity as a service. ¿Hace falta seguir?.

La estrategia SOA y Cloud permiten ofrecer procesos de negocio especializados para cada sector desde la Nube: Business as a Service (BaaS)

No lo veo en absoluto descabellado. ¿Parece complejo? Claro que lo es. Pero también es enormemente rentable y su potencial transformador para la calidad de los servicios que reciben los ciudadanos es enorme.

No olvidemos que en una determinada industria o sector, los procesos de negocio son los que son, y tan solo hay determinadas variaciones entre unas implementaciones y otras. Y estas variantes pueden resolverse con el mismo Catálogo de Servicios, o en cualquier caso, lo enriquecerían.

Te puede interesar

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. SOA aplicado a la Robótica | SOA, la estrategia más rentable - […] de ese mismo negocio. En realidad es algo que mencionábamos cuando planteábamos el concepto de Business as a Service,…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This