El papel del ESB en la estrategia SOA

por

Es posible que haya oído hablar de las siglas ESB. En el sector de las TIC, somos muy aficionados a las siglas, eso lo sabe todo el mundo. Así que unas siglas más… pero no unas cualquiera. El ESB juega un papel fundamental en una estrategia SOA y en la transformación de un ecosistema de información.

 

Hasta ahora hemos tratado de dejar claro lo que es SOA realmente y el tremendo valor que tiene como estrategia para una organización, tanto desde el punto de vista operativo (agilidad, escalabilidad, competitividad), como desde el punto de vista económico (importante reducción de costes).

Sin embargo apenas hemos comentado nada sobre su aspecto tecnológico, que también lo tiene. Hemos insistido mucho en separarlo de la tecnología, en el sentido de no depender de ningún paradigma de moda, de ningún framework, ninguna plataforma, ningún proveedor TIC. La estrategia SOA no necesita replantearse ante cambios tecnológicos de ningún tipo porque su mayor foco está en la gobernanza.

 

Aún así, la implementación de una estrategia SOA necesita de una determinada infraestructura especializada, que permita la publicación del Catálogo de Servicios SOA y la gestión de dicho catálogo, las políticas definidas, etc.

 

En las dos entradas anteriores hemos usado ejemplos del mundo real para mostrar cómo los principios básicos de SOA nos rodean mucho más de lo que pensamos, y que SOA supone en realidad un salto evolutivo lógico y necesario en la historia de las TIC. En ambos ejemplos aparecía una infraestructura central, dotada de la capacidad de recibir información de cualquier componente que cumpliera las especificaciones estándar, y de enviar información a los componentes que corresponda según ciertas reglas. En el primer ejemplo esa infraestructura era el amplificador de alta gama. En el segundo ejemplo esa infraestructura era el sistema nervioso central.

Pues bien, analogías aparte, el protagonista al que aludíamos era el ESB (Enterprise Service Bus).

El ESB es la capa tecnologica en una estrategia SOA, la columna vertebral del Ecosistema de Informacion

 

Básicamente se trata de una solución hardware y software que constituye la columna vertebral del mapa de sistemas de la organización bajo una estrategia SOA.

Las funciones del ESB son variadas y todas muy importantes:

Las funciones mas importantes del ESB en una estrategia SOA

 

Con frecuencia las organizaciones adquieren un ESB y solo lo usan como enrutador, poco más, lamentablemente. Y a veces hay quien cree que teniendo un ESB, ya tiene SOA. Si habéis seguido mis anteriores entradas veréis fácilmente lo equivocada que es esta creencia.

 

Hay bastantes ESB en el mercado, incluidos los open source. Los principales proveedores de software empresarial de la industria tienen su ESB. Aquí no vamos a destacar unos frente a otros, pero sí vamos a listar las características que debe tener idealmente un ESB:

Las caracteristicas principales del ESB en una estrategia SOA

 

Además de estas características, se necesita contar con un visor o consola que permita gestionar el estado de los servicios, las colas, los reintentos, los mensajes, etc, etc.

Aparte de las funciones meramente técnicas del ESB, su rol dentro de una estrategia SOA es muy importante desde el punto de vista estratégico. Tan importante para la organización como lo es nuestra propia médula espinal para nuestro cuerpo.

Visualmente, un mapa de sistemas tras la implantación del ESB frente al mismo mapa de sistemas previo a la implantación del ESB es algo bastante impactante. Aporta desacoplamiento, orden, coordinación, un vehículo para implementar las políticas de gobernanza, una barrera de seguridad, un punto de monitorización valiosísimo (no en vano por el ESB circula cada evento de negocio, su mensaje asociado, fecha y hora), y un constante proveedor de información, eventos y servicios bajo estándares bien definidos.

Con una estrategia SOA todos los sistemas de información dejan de mirarse unos a otros desorientados buscando la información que necesitan, y pasan a tener dos referencias claras:

  • Referencia funcional, con el Catálogo de Servicios SOA donde pueden identificar los servicios a los que suscribirse como consumidores, o bien los servicios que suministran como proveedores
  • Referencia tecnológica, con el ESB, donde esos servicios SOA cobran vida publicando los componentes que son invocados por los sistemas proveedores y gestionando las listas de suscripción de cada servicio para invocar a los sistemas consumidores.

 

Resumiendo: como venimos diciendo a lo largo de los posts anteriores, la estrategia SOA es independiente de la tecnología. Esta independencia tiene dos vertientes:

Los principios de la estrategia SOA garantizan independencia tecnologica hacia el propio ESB y hacia los sistemas que lo usan

 

 

El ESB constituye la columna vertebral del mapa de sistemas en una estrategia SOA, el centro neurálgico donde:

– se implementan las políticas definidas desde la gobernanza,
– se publica el catálogo de servicios SOA para su reutilización,
– se orquestan los eventos de negocio y sus procesos asociados,
– se monitoriza la actividad del negocio

Volveremos a hablar del ESB sin duda en próximas entradas. Al fin y al cabo es la parte más tangible de la estrategia SOA, sobre todo para los sistemas de información que se conectan a él.

Te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This