CEP, potenciando los servicios en la estrategia SOA

por

En este artículo vamos a hablar sobre una de las herramientas más potentes, y en mi opinión más infravaloradas, en materia de integración de sistemas. El procesamiento de eventos complejos, CEP, es un complemento ideal y de enorme valor en una estrategia SOA donde, como sabemos, los eventos de negocio y las integraciones en tiempo real son piezas clave.

 

Los Eventos de Negocio.

Como sabéis, uno de los protagonistas de la Estrategia de Orientación a Servicios son los Eventos de Negocio. El enfoque EDA por el que apostamos como mejor aproximación a la orientación a servicios, se basa en la identificación en cada proceso de negocio de los eventos de negocio que interesan a los distintos sistemas implicados. De dichos eventos, aquellos implicados en el envío y recepción de información (mensajes) se convierten en servicios, o bien en nuevos proveedores o consumidores de un servicio existente. Y estas integraciones, así planteadas, se producen en tiempo real.

 

Pero muchas veces ese transporte de información no será lineal, ni directo, ni uno a uno.

 

Muchas veces cada evento de negocio disparará varios procesos, dependiendo de ciertas condiciones, o incluso de otros eventos. Es posible que dichos eventos dependan de factores temporales, una fecha determinada, una periodicidad preestablecida, etc. Quizás cuando todas las condiciones que afectan a dicho evento se cumplan, se deba desencadenar otros eventos, o entregar cierta información en determinados destinatarios, y otra información distinta en otros destinatarios.

 

CEP y las Reglas de Negocio permiten a la estrategia SOA orquestar eventos complejos de negocio

 

La variedad y complejidad de reglas y comprobaciones que puede ser necesario considerar es muy amplia.

 

Toda esta lógica de negocio es lo que resuelve la orquestación de eventos, el motor de los servicios de negocio. Cuanto más potente sea ese motor, estaremos dando mayor alcance, flexibilidad, y eficacia a los servicios de negocio, y por extensión, a toda la estrategia.

 

Teniendo en cuenta que cada evolución de un sistema de información implica la ejecución de un proyecto, y consiguientemente consumir un paquete de horas de trabajo bajo un determinado contrato con el proveedor correspondiente, toda la lógica de negocio que pueda residir en las orquestaciones de los servicios, permite a los servicios de negocio ser más completos y autónomos, y permite a la propia organización una mayor independencia, autonomía y eficiencia en costes a la hora de plantear evolutivos en sus sistemas de información.

 

Por tanto mi consejo es:

La lógica funcional para las aplicaciones, la lógica de negocio para los servicios.

 

 

CEP.

Vale, todo esto está claro y además lo hemos contado antes en distintos artículos. ¿Y CEP? ¿Cuándo aparece?.

 

Pues aparece cuando nos damos cuenta de que hay muchos eventos en el negocio que no son sencillos. Por evento sencillo entendemos aquellos que son inmediatos y visibles a simple vista. Valgan como ejemplos el alta de un cliente, la retirada de efectivo de un cajero, la contratación de una póliza, la consulta de una factura, la petición de una prueba médica, la modificación de una cita, etc.

 

Todos esos eventos salen a la luz fácilmente, en cuanto empezamos a analizar y modelar los procesos de negocio.

 

Pero ¿qué hacemos con esos eventos complejos que ocurren también en el negocio?.

 

CEP permite a la estrategia SOA identificar los eventos complejos de negocio

 

Por ejemplo, un cliente que está sacando efectivo de su cuenta con una frecuencia sospechosa, quizás para abandonar el banco. Llega una serie anormalmente alta de ingresos en el servicio de Urgencias por un determinado cuadro de síntomas. Se produce una demanda demasiado alta de compra de un determinado producto en un comercio online. Durante un tiempo anormalmente alto se produce una ausencia de peticiones de pruebas médicas.

 

Todos esos indicios pueden ayudar a identificar patrones, comportamientos, riesgos y posibles fallos, cuya detección precoz puede ahorrar muchos problemas, y dinero, a las organizaciones. Este tipo de eventos son los que llamamos eventos complejos. Y CEP es la tecnología que nos permite detectarlos y procesarlos en una arquitectura conducida por eventos como la que promueve la estrategia SOA.

 

CEP permite incorporar lógica compleja de negocio a nuestros servicios, en la medida en que responden a la llegada de eventos complejos de negocio. De manera muy simplificada, CEP actúa como filtro en la entrada de eventos, trabajando sobre lo que se conoce como nube de eventos. Incorpora además una versión adaptada de SQL que permite lanzar consultas en tiempo real sobre la nube de eventos, agrupando el flujo de eventos en ventanas temporales.

 

El resultado de esas consultas son eventos complejos como los ejemplos que mencionábamos anteriormente: tendencias, series, ausencias, comportamientos… que permiten incorporar a nuestras orquestaciones, reglas de negocio complejas para la gestión eficiente de stocks, detección de fraudes, detección de impagos, etc, etc.

 

Con un BRMS (Business Rules Management System), podemos además mantener y gestionar de forma independiente las reglas de negocio, simples y complejas, que se aplicarán en las orquestaciones de los eventos identificados. De esta forma podemos extraer estas decisiones de los sistemas de información transaccionales que dependen de terceros, logrando las ventajas que mencionábamos más arriba, y mantener su ciclo de vida eficazmente conforme a lo que el negocio vaya determinando.

 

En la estrategia SOA, CEP permite identificar los eventos complejos y orquestarlos mediante reglas de negocio

CEP y Business Intelligence.

Cuando la pareja CEP y BRMS alcanzan un mayor valor, es cuando empezamos a buscar información de alto valor añadido para decisiones de negocio.

 

De todos los eventos que pueden recibirse desde los distintos sistemas disparadores, solo algunos de ellos, en función de ciertas condiciones, pueden ser relevantes para determinadas necesidades del negocio. Y como decíamos más arriba, a veces lo más relevante para el negocio no son los eventos en sí, sino su comportamiento en un determinado espacio de tiempo.

 

CEP puede identificar los patrones complejos de eventos, y pasar al BRMS únicamente los que cumplen esa primera criba, permitiendo analizar únicamente información de interés para las reglas complejas que el negocio requiere controlar. El procesamiento de los eventos complejos que permite CEP, y la gestión de reglas complejas de negocio que automatizan la toma de decisiones de alto valor estratégico, son dos de las piezas centrales de los sistemas de Business Intelligence.

 

Las aplicaciones de CEP son infinitas: pensad por ejemplo en sistemas de predicción de fraude en seguros, predicción de impagos en banca, sistemas de predicción de reingresos o gasto farmacéutico en sanidad, etc, etc, etc.

 

Toda la inteligencia de negocio que se necesita para detectar los casos probables de entre millones de clientes y usuarios, está en las manos de la organización que tenga su arquitectura de sistemas orientada a servicios, y mantenga las reglas de procesamiento de eventos adecuadas para identificar los eventos de interés, y gestionarlos fuera de los sistemas de terceros.

 

La flexibilidad, agilidad y tiempo de respuesta a los cambios de prioridades y necesidades del negocio serán mucho mayores.

 

Te puede interesar

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Estrategia SOA, Ecosistemas de Información y Business Intelligence - […] Bueno pues a todo esto viene a responder el Business Intelligence (BI). Conceptos como Big Data, Analytics, Modelos Predictivos,…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This