BPM en la estrategia SOA

por

Business Process Management (BPM) es una disciplina por sí misma que, en principio, no tiene relación con SOA. Persigue la optimización de la eficacia de una organización a partir del análisis, documentación y mejora continua de sus procesos de negocio. Sin embargo, el análisis de los procesos de negocio aporta mucha información que resulta clave para la estrategia SOA. Tanto es así, que BPM constituye uno de los tres elementos clave de una estrategia SOA. En esta entrada vamos a ver por qué.

 

Cuando hablamos de SOA estamos hablando de integrar sistemas de información. Pero no de la forma tradicional o habitual. No a base de botones que incrustan aplicaciones dentro de otras aplicaciones, accesos a bases de datos remotas, réplicas de tablas, complejas cadenas de procesos batch, o servicios web propietarios para que sean invocados remotamente. Cuando hablamos de SOA hablamos de integrar sistemas de información sobre la base de un conjunto de buenas prácticas, tácticas y aproximaciones que ofrecen, como venimos comentando en este blog, numerosas e importantísimas ventajas.

Entre estas características que distinguen a SOA de otros enfoques tradicionales de integración de sistemas de información, vamos a considerar aquí las siguientes:

  1. Conocimiento del negocio
  2. Orientación a eventos
  3. Reducción del time-to-market
  4. Reducción de costes en los proyectos TIC

 

Está claro que no puedes pretender optimizar algo que no conoces, y que cuanto mejor lo conoces, más opciones tienes de encontrar puntos débiles y mejoras que aportar a esa optimización. Para optimizar los procesos de negocio de una organización es preciso conocer bien esos procesos de negocio, lo cual incluye conocer a los actores que participan en los procesos de negocio, los eventos de negocio que se producen a lo largo de cada proceso, las reglas de negocio que determinan el flujo según ciertos criterios, los plazos de ejecución de los procesos de negocio, etc.

BPM por lo tanto cubre el primero de nuestros criterios. El modelado y análisis de los procesos de negocio, gracias a la notación estándar BPMN, permite conocer, comprender y analizar los procesos de negocio y toda la información implicada.

BPM aporta a la estrategia SOA el conocimiento de los procesos de negocio

 

En el análisis de los procesos de negocio aparecen distintos componentes que nos permiten modelarlos de forma estándar: los actores que intervienen (incluidos los seres humanos), las tareas que se realizan, la secuencia de dichas tareas, las reglas de negocio que dirigen esa secuencia, los eventos que disparan dichas tareas, etc, etc. Los eventos, en particular, representan aquellos sucesos del mundo real o de un sistema de información, que desencadenan o disparan un determinado conjunto de tareas, procesos, reglas o incluso nuevos eventos. Identificar correctamente esos eventos de negocio permite orientar la integración de los sistemas de información de una forma mucho más eficiente para la organización que cualquier otro enfoque, porque permite que la información fluya por los distintos sistemas de información en tiempo real, prácticamente al mismo tiempo que se producen los eventos reales en el negocio de la organización, a lo largo de su cadena de valor.

BPM ayuda a la estrategia SOA a orientar las soluciones de integracion a los eventos de negocio

 

Fijaros que agilizar el flujo de información a lo largo de la cadena de valor de una organización hasta el punto de hacerlo en tiempo real, supone un avance competitivo absolutamente clave frente al resto de organizaciones. No en vano, en los últimos años la globalización de los mercados y las distintas industrias ha puesto en primer plano, no ya el poner en el mercado el mejor producto o servicio, sino sobre todo ponerlo antes que la competencia.

Por lo tanto, BPM nos permite cubrir también la orientación a eventos en la manera de enfocar la integración de sistemas de información, y la reducción del time-to-market al agilizar el flujo de información a lo largo de la cadena de valor de la organización en tiempo real, nuestros puntos 2 y 3 en las características que habíamos seleccionado de la estrategia SOA.

BPM permite a la estrategia SOA optimizar la cadena de valor y reducir el time-to-market

 

Por otro lado, como hemos comentado en otras entradas, el mapa de sistemas tipo espagueti que padecen muchísimas organizaciones hoy en día, tiene sus raíces en buena parte en el enfoque vertical que tienen las organizaciones a la hora de plantear sus necesidades y requisitos funcionales en los sistemas de información. Nos referimos a la frecuente desconexión entre las distintas áreas funcionales, a la hora de plantear sus necesidades de TI.

Este escenario provoca con frecuencia requerimientos repetidos, dado que ciertos procesos son comunes a varias áreas funcionales. Sin embargo, se acomete su solución tecnológica varias veces, por distintos proveedores, bajo distintos supervisores y validadores. Todo esto repercute sobre los plazos y costes en los proyectos TIC aumentándolos innecesariamente. Además se incrementa el riesgo de errores, y disminuye la calidad en la explotación de la información.

 

BPM permite analizar los procesos de negocio de manera transversal, a través de las distintas áreas funcionales. De esta forma, se pueden identificar los procesos de negocio, eventos, y reglas, que se repiten a lo largo del flujo de procesos de negocio de la organización. Estos patrones que se repiten, pueden ser analizados y resueltos mediante servicios estándar una sola vez, probados una sola vez, validados una sola vez, para ser reutilizados por todos los sistemas de información de todas las áreas funcionales que lo necesiten.

 

Es evidente el impacto cuantitativo que tiene este salto cualitativo para los costes de los proyectos TIC de la organización (nuestro cuarto punto), para la optimización del mapa de sistemas de la organización y para su competitividad en el mercado.

BPM permite a la estrategia SOA desarrollar soluciones reutilizables y reducir los costes en los proyectos

 

En conclusión, BPM aporta a la estrategia SOA algunas de sus más importantes ventajas:

  • Orientación a procesos de negocio, frente al enfoque tradicional orientado a áreas funcionales. Permite optimizar los requisitos de los sistemas de información identificando los patrones de procesos, reglas y eventos que se repiten, para poder implementarlos una sola vez con un servicio estándar reutilizable, reduciendo de esta manera los costes de los proyectos TIC y de mantenimiento.
  • Orientación a eventos, frente al enfoque tradicional de integración basado en consultas reactivas y post-procesado masivo de información. Permite responder en tiempo real a los eventos del flujo de procesos de negocio, acelerando significativamente el flujo de información y acortando por lo tanto el time-to-market, dando una ventaja competitiva para la organización.

 

Qué mejor manera para alinear la tecnología con el negocio, que empezar por conocer en profundidad y entender el negocio. BPM es la clave para lograrlo de forma sencilla y estándar.

 

Te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigueme en las redes

Share This